Cumpleaños de Arturo, Isa y Lluis

1 minute read

Este finde prometía ser grandioso y así lo fue. Después del fiestón del viernes y dormir 4 horas tuve que levantarme pronto para ayudar a Lluis en la preparación de su cumpleaños.

El cumpleaños realmente era de Arturo e Isa también, pero se montaba en la resi y hacíamos barbacoa y merienda para unos 50 o 60 con lo cual implicaba utilizar todos los recursos humanos y materiales para poner en marcha semejante fiesta. Mientras unos limpiaban lo del día anterior (curiosamente la misma de siempre y sin ayuda por ninguna parte extranjera…) los otros iban a comprar y preparaban tortillas de patata, kitches, canapés, bizcochos…

Barbaoca en el jard�nSobre las 19:00 la gente empezó a llegar y aunque habría preferido echarme una siestecilla, por falta de tiempo no pudo ser. Salí a ayudar a encender la barbacoa y a ponerme como un cerdo comiendo hamburguesas y carne, las kitches casi ni las caté y lo mismo con la tortilla de patata y la paella, pero bueno, satisfice todas mis ansias de comer bien regadas con litros de sangría y un sol que al esconderse dejó mucho frío y los valientes tuvimos que ponernos mas ropa.

Al acabar la fiesta se entregaron los regalos, como no, típicos posters hechos a última hora y que siempre quedan estupendamente, se sacaron pasteles, velas, cánticos… Y luego nos fuimos de marcha. Costó mucho desalojar a todo el personal de mi habitación, me duché y nos fuimos a uno de los pocos bares que conocemos, el Kulør Bar, del que ya he hablado alguna vez…

Dormido en una farolaLa noche acabó muy tarde, sobre las 7 o así llegué agotado a casa después de tres días saliendo y durmiendo muy poco, pero bueno, mereció la pena.

Afeitado despues de mucho tiempoAh, como anécdota diré que me afeité con cuchilla, algo que no pasaba por la mayor parte de mi cara desde hacía 3 años, hice bastantes probatinas: barba fina, perilla, mostacho mejicano, mostacho hitleriano… Pude volver a sentir el contacto aunque para ello tuviese que destrozarme media cara, si es que sin no se practica se pierde la práctica :).