Esperando en la estación…

1 minute read

Como siempre estoy escribiendo cosas sobre viajes y poco del día a día aquí va lo que me ha pasado esta tarde.

Primero os pongo en situación, después de estar todo el día en la uni (hasta eso de las 16:30) he tenido que bajar a Copenague a terminar de arreglar todo el viaje para cuando vengan mis padres. Así que he ido a mirar billetes de tren (que aún no he podido comprar) y al hotel. Como tenía bastante prisa he vuelto a la estación, he bajado al andén y me he quedado esperando a que viniese el tren que me llevaría de vuelta a Virum.

De repente se me acerca un hombre de unos 50 años y me dice: _ bla bla bla na na , dul helda, ya ju ja? Y yo respondo con cara de asombro y lástima y rabia a la vez por no entender nada del idioma que se supone que llevo escuchando unos 9 meses: _ Sorry, I don’t speak Danish, English please? _ Ah, ok, sorry, do you have a mobile telephone? (Pensamientos a mil por hora… ¿me está atracando un hombre de unos 50 años, con sombrero con pluma (para mi, aunque muchos discreparán muy elegante) y un bigote un tanto rimbombante?, no puede ser así que: _ Yes, I do have one, do you need it? _ Yes please, I should call a friend but I have a problem with my telephone and can’t call. _ Okei, no problem, you can use mine, don’t worry. Saca una PDA Palm bastante cara, definitivamente no me está atracando, me dicta el número de teléfono, marco y se lo doy para que pulse el botón de llamada. Habla de nuevo en ese idioma que no entiendo durante escasos 30 segundos, el tren ha llegado y puede que lo pierda. Acaba la llamada, me mira con unos profundos ojos azules y me dice un: _ Thank you, thank you very much. Que vale bastante más que la corona que me ha costado la llamada. Y me devuelve el teléfono. _ You’re welcome! El tren aún está esperando, me monto, le miro, me sonríe y el tren se pone en marcha.