La convivencia gasta…

2 minute read

Escribo hoy desde una aburrida clase de perl, donde los que no se han ido ya continúan haciendo ejercicios que otros ya hemos terminado.

Quería comentar algo que ya he vivido varias veces, el tema de la convivencia y como lo que al principio no tienes ningún problema en pasar por alto, al cabo de tres meses puede ser el factor determinante para que estalles.

¿Porque cuento esto? Básicamente porque el día a día en la residencia donde vivo se está haciendo cada vez más difícil. Van cayendo puyas de todas partes, que si no has recogido esto, que si yo he hecho esto pero tú no has hecho lo otro… Todo hubiese sido mucho más fácil si el sistema que propusimos para que cada semana se encargasen unos cuantos de los espacios comunes hubiera seguido adelante. Al final, por unas cosas u otras se fue dejando y ahora, a dos meses de que esto acabe está a punto de empezar una gran guerra, donde los españoles son el punto de mira de varias nacionalidades. Y eso me jode, me jode, porque digan lo que digan, nosotros con nuestras fiestas, aún no ha habido ningún día que nos hayamos ido sin recoger, siempre dejamos todo perfecto antes de irnos, fuegos limpios, suelo fregado, la vajilla en su sitio, somos inteligentes y ponemos papel de horno cuando sabemos que algo va a gotear y así no cae mierda que se quema y requema hasta el fin de los tiempos, etc.

Al final, por no tener malos rollos optas por pasar, pasas de acudir a cenas donde sabes que te lo pasarías bien, pero para no ver la cara de algún que otro desgraciado te sacrificas y no vas. Ya no te quejas cuando los fuegos que vas a usar están sucios, ni cuando el bol que está escurriéndose tienes que limpiarlo antes de utilizarlo, ni cuando abres el aspirador y te das cuenta que alguien decidió que la bolsa estaba muy llena, la tiró y como no había más pues lo dejó sin bolsa, pasas porque sabes que no merece la pena, que es vergonzoso que haya gente de más de 22 años con tan poca falta de respeto y sentido de la cooperación pero es lo que hay y te planteas como vivirá esta gente dentro unos pocos años cuando, probablemente, tengan una casa que levantar.

Afortunadamente, de 38 personas que viven en la residencia, aún quedan muchas que se salvan y ayudan a que el día a día funcione mejor y sobre todo quedan algunos con los que puedes pasarte una maravillosa tarde desafinando e intentando mostrar tus mejores dotes de cante, cuando realmente eres peor que un gato en celo, podéis ver el vídeo de esa increíble tarde en el weblog de MaryQueen