Los amigos de 15 minutos…

1 minute read

No puedo escribir esta entrada sin dedicársela a una amiga. Una amiga que nunca se ha planteado que los amigos de quince minutos pueden llegar a ser algo más, que los rechaza porque según ella siempre van con segundas, o no quieren ser simplemente amigos… comencemos.

Como es habitual, los jueves acostumbro a salir, aunque sea a echar una cervecilla al bar de siempre, El Voltaire. Hoy estábamos cuatro personas, más de lo habitual ya que solemos estar únicamente Néstor y yo. Pues bien, estábamos en una mesa sentados, cuando Kua me dice: _Jaime, ¿has visto eso?, yo, que no sé a que se refería pues no me doy cuenta de la jugada, pero al rato vuelta la mirada y veo a una tía, en la otra mesa haciendo gestos obscenos, muy obscenos. Me quedo flipado, nos despollamos y al rato, cuando cualquiera de nuestras miradas se vuelve a cruzar, la misma imagen se repite reiteradas veces.

Unos juegos de miradas por ambas partes, con los tres miembros de la otra mesa (dos chicas y un chico), una oferta de unir nuestras conversaciones en una sola mesa, un rechazo que invita a la aceptación, más miradas, risas y demás, y al rato son ellos los que dan el paso y se juntan a nuestra mesa, nosotros somos demasiado tímidos para hacerlo, o eso nos gusta aparentar. Como uno de nosotros se había ido, quedamos 3 contra 3 y resultan ser gente majísima (el alcohol había trabajado en la inhibición del a vergüenza) y nos ponemos a hablar de todo tipo de cosas, aunque un tema predomina sobre el total, el sexo en todas sus variantes.

Hablamos durante un buen rato, nos vamos animando y nos damos cuenta que son gente que merece la pena, algo ciegos, pero podríamos ser nosotros cualquier otro día, así que vamos intimando poco a poco. Nos caen muy bien, hay muchas risas y algún que otro coqueteo, de cualquier género (y usando género en refiriéndome al a séptima acepción de la RAE).

Al final, intercambio de móviles y promesas de volver a quedar. Y es que a veces, los amigos de quince minutos se convierten en amigos de tres horas, y quien sabe, quizás en amigos para siempre…. :)