Exámenes

1 minute read

Bueno, pues mi monotonía de días de estudios en la biblioteca está llegando a su fin, me queda solo un examen que haré el viernes, en principio debería haber sido el último de mi época de estudiante (al menos por ahora), pero después de la mierda de examen que hice el martes, lo dudo muchísimo, tendré que verme las caras de nuevo en febrero o junio.

La experiencia del martes fue la siguiente: me levanto demasiado pronto porque se les ocurre que hacer un examen a las 8:00 es buena hora, creo que los 30 estudiantes que estábamos discrepamos bastante, me senté y leí un examen que al principio no tenía ni por donde coger, jodido ya que es de una asignatura que me sé bastante bien (Compiladores II), al rato me entró un poco la lucidez y empecé a hacer cosas pero a un ritmo excesivamente lento, mi cabeza, por alguna extraña razón, iba mucho más lenta de lo normal y dudaba en cosas evidentes. Al final, no me dio tiempo a casi nada, llegué a casa y me puse a hacer el ejercicio que me costó escasos 10 minutos…

Total, que este dulce final se convierte en más bien algo amargo… y rabia, mucha rabia…. grrrrr!